×

Mensaje

Este sitio web utiliza 'cookies' para ofrecerle una mejor experiencia de navegación.

Ver documentos de la Directiva e-Privacy

Ha rechazado el uso de cookies. ¿Desea reconsiderar su decisión?

BANDERILLAS (Útiles del Torero)

Atrás

 

Nombre

BANDERILLAS

Argot

"avivadores"-"palos"-"rehiletes"-"garapullos"-"palitroques"

Descripción

Instrumentos que se clavan a toro en el segundo tercio de la lidia.

Las banderillas serán rectas y de material resistente, con empuñadura de madera de haya o fresno, de una longitud de palo no superior a 70 centímetros y de un grosor de 18 milímetros de diámetro.

Introducido en un extremo estará el arpón, de acero cortante y punzante, que en su parte visible será de una longitud de 60 milímetros de los que 40 milímetros será destinada al arponcillo que tendrá una anchura máxima de 16 milímetros.

En las banderillas negras o de castigo el arpón, en su parte visible, tendrá una longitud de 8 centímetros y un ancho de 6 milímetros.

La parte del arpón de la que sale el arponcillo será de 61 milímetros, con un ancho de 20 y la separación entre el terminal del arponcillo y el cuerpo del arpón será de 12 milímetros.

Las banderillas negras tendrán el palo con una funda de color negro con una franja en blanco de 7 centímetros en su parte media.

Las banderillas utilizadas a caballo en el toreo de rejones tendrán las características señaladas en al apartado 1, pudiendo el palo tener una longitud máxima de 80 centímetros.

Notas

En su iniciación fueron unos arponcillos que se lanzaban contra el toro, bien por los diestros encargados de ello o por los mismos espectadores, con objeto de excitar y enfurecer a las reses.

En el siglo XVII tal arponcillo fué adornado con una pequeña bandera, de donde viene el nombre que ha llegado hasta nosotros.

Según "Pepe-Hillo", es un palo de dos cuartas y media de largo, con un hierro a la punta a manera de arpón, adornada de papel de varios colores.

Existen también las banderillas cortas, que vienen a tener la mitad de longitud que las corrientes.

También han existido, hasta su sustitución por las banderillas negras, las de fuego, que tenían cerca del arpón o pincho un sencillo mecanismo con "yesca" que al tropezar con unos pequeños cartuchos de pólvora colocados a cierta distancia lo prendían chamuscando la piel del animal, cuando éste, por su mansedumbre, no había podido ser castigado en varas.

Una variedad de las banderillas son los llamados "estaquilladores", palos sin adorno de ninguna clase que suelen usarse para marcar la suerte en las faenas de campo y en la práctica de toreo con el "carretón".

Fuente Documental

GLU www.ganaderoslidia.com 

Enciclopedia Taurina: Editorial de Gassó Hnos. por José Silva Aramburu "Pepe Alegrías"

www.mir.es /SGACAVT

Fotografía: www.tauroarte.com  por J.A.Prades