×

Mensaje

Este sitio web utiliza 'cookies' para ofrecerle una mejor experiencia de navegación.

Ver documentos de la Directiva e-Privacy

Ha rechazado el uso de cookies. ¿Desea reconsiderar su decisión?

Cartelería taurina

Atrás

 

 CARTELERÍA  TAURINA

 CARTELES DE PAPEL Y RASO

Revistas, reseñas, hojas sueltas y billetes de entrada

El cartel de toros es el que constituye, la más firme y sólida base para la historia del toreo: desde su primera impresión y tras miles de publicaciones sucesivas, de todas las Plazas de España y del extranjero; si se consultan y cotejan éstos con las obras más notables que de la lidia de toros se han escrito, lo primero que salta a la vista es la poca importancia que la mayor parte de los tratadistas taurinos han concedido a esta especialidad, que es, indiscutiblemente, el primer elemento de juicio de cuanto a la fiesta nacional se refiere. ¿Qué documentos auténticos y efectivos nos dan a conocer los nombres de los primeros lidiadores profesionales? Los carteles. Por ellos sabemos las Plazas donde trabajaron, el ganado que se corría y la organización de esta clase de espectáculos; ellos demuestran que Juan Miguel Rodríguez y Antonio Albano, entre otros lidiadores, no fueron insignificantes peones y banderilleros, sino que alternaron como espadas de primera categoría con Palomo y Costillares. (Inauguración de la Plaza de Sevilla, 22 y 23 de abril de 1763.) 

Del gran Pedro Romero, ningún autor cita, ni precisa, la primera vez que mató en la Plaza de Madrid, y el cartel del 8 de mayo de 1775 nos enseña que estoqueó cuatro toros por sus excepcionales condiciones de lidiador, aunque sin alternar, naturalmente, con su padre Juan Romero y Costillares, que eran los matadores encargados de despachar la corrida entera de este día. 

Se ha puesto en duda y hasta se ha tomado como leyenda, la suerte de Juan Jorge “Juaniqui” -no Juanijón, como arbitrariamente le llaman los historiadores-, y el cartel de 7 de noviembre de 1776 (Plaza de Madrid), dice a este respecto, lo siguiente: «Al décimo toro ofrece Juan Jorge “Juaniqui”, hermano del antiguo Lorencillo, picarle con vara de detener, puesto en hombros de Vicente de Lara, natural de Madrid. Después, el citado “Juaniqui” banderilleará, capeará y mancornará al mismo toro, y, dejándole levantar, lo matará con el estoque.» 

Y como último y definitivo argumento -en apoyo de que los carteles son para la historia su más gráfica y verdadera cimentación,- puede citarse el de la corrida de 11 de mayo de 1801, en la cual encontró la muerte Pepe Hillo, en el que, entre otros precisos detalles, consta el nombre del ganadero, que no hemos visto en parte alguna, y otras circunstancias que invalidan y destruyen cuanto sobre este cartel se ha fantaseado y escrito. 

Se puede asegurar que los carteles editados desde 1763 (primer cartel conocido), hasta 1823, la mayor parte de ellos son únicos. 

Es conveniente recordar que entre los años 1785 al 1787, y 1805 al 1807, inclusive, no se celebraron corridas de toros. 

 -------

Fuente:

Extraído de:  Compendio del Catálogo Manuscrito de la Colección Taurina de Don M.O.C. – ordenada, clasificada e inventariada por Pedro Simón y Bris – Madrid 1915.

 

VER CARTELERÍA / ENTRADAS / BILLETAJE / PROGRAMAS DE MANO