×

Mensaje

Este sitio web utiliza 'cookies' para ofrecerle una mejor experiencia de navegación.

Ver documentos de la Directiva e-Privacy

Ha rechazado el uso de cookies. ¿Desea reconsiderar su decisión?

CASTA - CASTELLANA VIEJA

Atrás

 

Casta

Castellana Vieja

Origen

Se criaron y pastaron en las marismas del río Duero y sus afluentes, en la zona de Valladolid, en el Predio de "El Raso", término municipal de Pedraja de Portillo, tomando de ahí el nombre de "Raso de Portillo". 

Peculiaridades

Los toros castellanos eran terciados, de cabeza descarnada, cornivueltos, con cuello largo, bravos, duros, de muchos pies y, generalmente, de pelo negro listón, bragado; siendo peculiares los bociclaros o bociblancos.

Historia

La ganadería de Raso de Portillo pasa por ser la más antigua, pues en los siglos XV, XVI y XVII, ya se lidiaban toros de dicha vacada, por lo que podría considerarse como la primera ganadería fundacional.

En el año 1747 ya existe constancia, de que se corrían toros en Madrid de ella, como perteneciente entonces a

           Ø  Don Alonso Sanz Arévalo, vecino de Pedraja del Portillo, en la provincia de Valladolid, de quien la heredó doña Gregoria Sanz Manzano, su hija, que casó con don Toribio Valdés, a cuyo nombre se corrían en plazas, hasta que de éstos la heredó su hijo

             Ø   Don Pablo Valdés Sanz, de la misma vecindad, y con vacas y novillos de ésta formaron sus ganaderías

             Ø  Don Joaquín Mazpule, de Chozas de la Sierra y posteriormente sus herederos, de Madrid, y

            Ø  Don Manuel Garrido de la Mata, vecino de Rioseco, mezclándola con reses de la ganadería de Colmenar Viejo, que fue de Aleas.

Durante el siglo XIX se fueron extinguiendo estas ganaderías en pureza.         

Notas

Los toros de esta casta constituyen la única ganadería que en Castilla la Vieja ha figurado como de cartel, no es ciertamente porque fuese la más moderna de las que en España se conocieron, sino porque fue una de las poquísimas que ni dio reses para formar otras toradas, ni las tomó de ellas para acrecentarse. Si bien podía tener mezcla con ganado de origen navarro.

Es la primera de cuantas se conocen en España, respecto de antigüedad, en términos de que por esto y por ser de Castilla tiene el derecho, que otros han llamado privilegio impropiamente, de romper plaza en las funciones reales.

Fuente documental

Anales del Toreo (1868) Velázquez Sánchez, J.

El toreo : gran diccionario tauromáquico (1879) Sánchez de Neira, J.

La Tauromaquia (1895) Vázquez y Rodríguez, L.

Datos para escribir la historia de las ganaderías bravas de España (1876) Balart, Federico

Imagen/Dibujo: Pintado a mediados del siglo XlX, por D. Manuel Castellano